Usar plantas es una forma fácil y económica de darle vida nuestros espacios y a nosotros mismos, pero en ocasiones no somos tan dedicados con el cuidado de las mismas, y terminan por morir bajo nuestro cuidado, ¿esto te suena familiar? Si es así, en este blog encontrarás 4 tipos de plantas fáciles de cuidar y con muchos beneficios para ti, para que no dejes por fuera tener este espectacular item en tu hogar.

Sansevieria

Esta planta, también conocido como espada de San Jorge, lengua de tigre o lengua de suegra, tiene hojas largas y erguidas que harán que tu espacio tenga mucho estilo.

La sansevieria transforma el dióxido de carbono en oxigeno durante la noche, así que te ayudará a respirar un aire más puro.

¿Se te olvida regar tus plantas? Esta especie puede sobrevivir con poca agua. Para que sus hojas se mantengan fuertes, evita tocar sus puntas (son muy sensibles), riégala solo cuando el sustrato esté seco y consérvala en un lugar con mucha luz.

Aloe Vera

Es una de las mejores plantas para purificar el aire, ya que produce oxigeno por la noche. Además, es muy fácil de cuidar porque solo necesita suficiente luz y que su tierra esté ligeramente humedecida. Puedes regarla cada 15 o 20 días, usando poca agua y verificando que la tierra no quede muy mojada, además tiene propiedades excelentes para la piel, el cabello, y el cuerpo en general.

Monstera

Esta planta es muy popular por su aspecto llamativo y tropical, además que es perfecta para aquellos que no tienen mucho tiempo, pues no requiere de muchos cuidados.

Al ser una planta perteneciente a zonas más cálidas puedes rociar sus hojas con agua para mantener la humedad y regarla solo cuando la tierra esté seca.

También debes conservarla en un lugar con suficiente luz, pero donde no le pegue sol directo.

Potos

Basta con ponerla cerca de una ventana para que reciba mucha luz (evitar el sol directo) y regarla de forma moderada, dejando que la tierra se seque entre un riego y otro.

Si quieres respirar un aire más puro y te gustan las plantas tipo “trepadora”, esta es una excelente opción. Y si no quieres tener los potos en una maceta, también puedes colocarlos en un florero con agua y dejar que echen raíces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.